¿Truco ó Trato?

Con el cambio a la estación invernal, los días largos dan paso a tradiciones muy especiales que nos legaron nuestros antepasados. A pesar de que algunas de ellas se están extinguiendo, y unos pocos se esfuerzan en mantenerlas vivas, irremediablemente, están siendo absorbidas lentamente por otras más modernas, y por qué no decirlo, más consumistas, en detrimento de la esencia de la fiesta.

Muchos incluso han perdido las referencias de estas costumbres, y desconocen el origen. Un buen ejemplo es la fiesta del día de Todos Los Santos. Aunque dista bastante de ser celebrada tal y como lo hicieron sus originadores, los antiguos celtas, debido a la adaptación y transformación que sufrió a manos de los cristianos, aún quedan resquicios de lo que una vez pudo ser la fiesta.

Evidentemente, en cada latitud se celebra de diferente forma, pero en sí, aún se distingue la raíz de la celebración original.

Como apuntábamos, esta costumbre, tampoco se ha librado de ser readaptada a otra forma de acontecimiento festivo más moderno.  Buena parte de nosotros, asocia ya Halloween con la celebración de la fiesta de la víspera de Todos los Santos. Afortunadamente, todavía a los más pequeños, en sus colegios, se les enseña la tradición propia de cada lugar, aunque luego prefieran celebrarlo de otra manera, debido a la diversión extra que proporciona frente a la manera tradicional, quizá de un carácter más religioso y sobrio, en algunos lugares del mundo.

Sin duda, el hecho de disfrazarse, salir a las calles con calabazas iluminadas para asustar y gastar bromas, el consabido “truco o trato”, con la intención de conseguir algunos caramelos o monedas, y en el caso de los menos pequeños, salir de fiesta, resulta mucho más atrayente.

¿Pero de dónde procede Halloween?  Más de uno no dudaría en responder que de Estados Unidos. Sin embargo, a poco que rastreemos sus inicios, nos encontraremos que en realidad es una alegre festividad irlandesa. Al igual de divertida que es la leyenda que dio lugar a la costumbre de vaciar e iluminar calabazas durante la noche del 31 de octubre:

“Jack, un irlandés bastante bebedor y tacaño, tuvo la mala suerte de encontrarse con el diablo en un bar, en la Noche de Brujas. Por lo visto, Jack había bebido bastante, aunque bajo su parecer, no lo suficiente. Así que le ofreció su alma al demonio a cambio de un trago. El diablo no lo pensó dos veces: se transformó en moneda, para que pudiera pagar al camarero ese trago, pero el tacaño Jack, rápidamente tomó la moneda y la guardó en su monedero. Como en éste, Jack guardaba una cruz, al diablo le fue imposible recuperar su forma original, así que el avispado Jack, aprovechó para hacer un pacto con él.

Si le prometía no pedirle su alma en 10 años, lo dejaría marchar. Y así sucedió. El diablo no tuvo más remedio que aceptar la propuesta.

Los diez años pasaron y Jack se reunió con el diablo en el campo para entregarse. Por fin, éste podría llevarse su alma, pero Jack pensaba tan rápido como bebía, y le prometió ir con él. Aunque antes, le pidió como último favor, que le pasara una manzana que colgaba de un árbol.  El ingenuo diablo pensó que no tenía nada que perder, así que de un salto subió hasta la copa del árbol para alcanzarle dicha manzana. Pero antes de que el diablo se pudiera dar cuenta, Jack, ya había tallado una cruz en el tronco con un cuchillo.

Y el diablo no pudo bajar. Así que tuvo que aceptar una nueva oferta del ingenioso Jack. Éste le hizo prometer que jamás le pediría su alma de nuevo, a cambio de librarlo. Ni que decir que el diablo, de nuevo engañado, tuvo que aceptar nuevamente, y marchó se marchó con las ganas de llevarse el alma de Jack.

Sin embargo, unos años más tarde, Jack murió. Evidentemente, como le denegaron el acceso al cielo, por su afición a beber, estafar y ser tan tacaño, fue a parar al infierno.  Sin embargo, el trato seguía vigente, y el diablo tampoco le dejó entrar, porque no podía tomar su alma aunque quisiera.

-¿Adónde iré ahora? – preguntó Jack. El demonio no pudo menos que invitarle a marcharse por donde vino. Pero el camino era oscuro y hacía viento. Así que el demonio, le lanzó un carbón encendido del infierno, para que pudiera guiarse entre las tinieblas. Jack lo puso dentro de la cáscara de un nabo que había ido comiendo, para que la luz  que daba el carbón infernal, no se apagara con el viento. Y así fue como Jack quedó condenado a vagar en la oscuridad eternamente, hasta el día del juicio final…”

Jack ‘o’ Lantern

Esta leyenda viajó, y con el tiempo se convirtió en una de las mayores festividades de E.E.U.U., Canadá y por extensión, del resto del mundo, convirtiéndose en una celebración que poco o nada tiene que ver con su origen celta. Más concretamente, en Estados Unidos, el tubérculo que utilizaba Jack como “linterna”, se transformó en calabaza, ya que allí eran más abundantes que el nabo, y de esta manera se arraigó la tradición de tallar e introducir en ellas, velas o brasas para convertirlas en farol. Asimismo, se agregaron otras costumbres, como disfrazarse y otras tantas.

Atrás quedaron los antiguos rituales celtas , para dar paso a otros nuevos, pero que a pesar de todo, buscan el mismo fin que se perseguía en los tiempos de los druidas: espantar a los espíritus maléficos que deambulan por el mundo de los vivos, en esa noche señalada.

Fuente de la leyenda:  http://www.pasarmiedo.com

Escrito por Olga Gómez Ruiz.

© Todos los derechos reservados.

Anuncios

Acerca de Mundo Incógnito

Espacio divulgativo dedicado a temas paranormales, históricos, costumbres antropológicas, ciencia, tecnología, comportamientos sociales y otros.

Publicado el 3 noviembre, 2012 en Artículos y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: