La evolución humana (III): La fé en una fuerza superior por Fernando Barnils

Hoy vamos a subir un gran escalón evolutivo, que posiblemente tiene sus inicios, desde que en el ser humano se despierta a la conciencia de su propio ser y el de sus semejantes.
Un escalón evolutivo no superado, filosófico, incógnito, subjetivo o intra-subjetivo para unos, y objetivo o intra-objetivo para otros. Que tiene sus inicios en el nacimiento de los tiempos del despertar de la conciencia.

Un escalón evolutivo basado en la más pura lógica del pensamiento humano. Decimos que Tales de Mileto, fue el primer filosofo reconocido por la historia, pero sin lugar a dudas en los, sin ortodoxia, pero el sapiens, ya hacia filosofía. Porque en el se estaba gestando una nueva etapa evolutiva.

La humanidad iremos viendo, como hereda, la evolución de sus ancestros, transmite la información de ascendientes a descendientes, desde siempre. El ser humano dotado de inteligencia y percepción de si mismo y de todo lo demás que percibe, empieza a inquietarse frente a su propia realidad y la de un mundo prehistórico pendiente por descubrirlo todo.

Superado el primer nivel evolutivo innato e instintivo de la supervivencia, ha llegado a la percepción de si mismo y también en cuanto a la parentalidad, de los demás como del resto de lo tangible para el.

Es decir ya tenemos, los instintos naturales de supervivencia, de alimentación de hidratación, de cuidados a los neonatos, parir, lactar, alimentar, a sus bebes es un hecho natural e instintivo, así como la razón del instinto de procreación con base en el sexo.

Un sexo basado en la naturaleza vital de la perpetuidad y de la evolución. Un camino genético de evolución natural.
¿Existe el pensamiento, anterior al lenguaje? Si.

Cuando ahora pensamos, pensamos con palabras, con un dialogo interior, tenemos la ventaja de evolucionar en las ideas, gracias a disponer del dialogo interior, basado en las palabras que sirven de conductor al pensamiento. Pero antes que las palabras, fueran una ventaja evolutiva, ya estábamos, cazando y buscando el sustento, ya utilizábamos la superioridad de la inteligencia
humana, frente a las demás especies y depredadores, marcaban una gran diferencia, ventajosa frente a la racionalidad del ser humano, al no ser suficientes las fuerzas y las manos para enfrentarse al medio, se crean las primitivas armas y herramientas con los elementos más básicos, como la piedra o las ramas de los árboles.

Pero a la vez, en el hombre existen otros elementos que aseguran su supervivencia, el stress como elemento necesario, que nos sitúa en estado de máxima alerta y en un momento decisivo de la necesidad de atacar o huir. El miedo también necesario y prudente compañero, ponderación de lo desconocido, el hombre se enfrenta y tiene frente a si, toda la fuerza de la naturaleza.

Lo grato y lo ingrato, se enfrenta a fenómenos naturales, que sufre, pero que no entiende, -frío, calor, nieve, lluvias, vientos, terremotos, volcanes, fuego- y la naturaleza le muestra sus dos caras, una es amable y la otra no.

Percibe su propia existencia y la de los demás, -nacimiento, crecimiento,
reproducción y muerte-, empieza a recibir esa percepción de la realidad, heredada degeneración en generación.

Se inicia aquí precisamente, la tercera gran evolución del pensamiento humano, posiblemente empieza por hacerse los más primarios interrogantes, al contemplar todo su entorno, -el día, la noche, un Sol, que se eleva cada
mañana en el horizonte, calienta, ilumina, es un disco rojo.
Después se esconde y da paso a la noche, se ven puntitos de luz, que ignora lo que son y observa a nuestra compañera la Luna, que cambia un poco de forma cada noche, que llega a ser un disco redondo que ilumina, o desaparece totalmente y la noche le sume en la más profunda oscuridad, quizá aquí tiene comienzo el sentimiento del miedo, se siente indefenso, por que no puede ver la amenaza que le ataca.

Nace una nueva necesidad de combatir al miedo, de explicarse, todo lo que ignora, pero no se lo puede explicar.

Está solo al inicio de la tercera etapa o escalón evolutivo. Sí, se encuentra en
total indefensión frente a lo que no puede explicarse y empieza a crearse su propia creencia, existe algo superior, una fuerza misteriosa, algo inexplicable, pero en ese misterio insondable, tiene que estar la verdad y la razón de todo y empieza a creer y participa de esa necesidad a los demás. Son hombre y mujeres, tal vez burdos, bárbaros y muy, muy, primitivos, en una muy lejana pre-civilización, pero sin embargo tienen, la más absoluta necesidad de creer en una fuerza superior, e inician el ascenso hacia este tercer, Holón, escalón o etapa permanente, de la evolución.

© Fernando Barnils

 

Anuncios

Acerca de Mundo Incógnito

Espacio divulgativo dedicado a temas paranormales, históricos, costumbres antropológicas, ciencia, tecnología, comportamientos sociales y otros.

Publicado el 18 mayo, 2013 en Artículos y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: